¿Llantas de aluminio o acero? La gran cuestión

 ¿Llantas de aluminio o acero?

Todos los neumáticos deben estar montados en llantas. Hay dos opciones básicas: aluminio/metal ligero o llantas de acero. ¿Esto realmente hace la diferencia?

Vayamos directo al grano. El peso es habitualmente considerado una ventaja al hablar de llantas de aleación. La frase “las llantas de aleación son más ligeras que las de acero y por lo tanto mejoran el rendimiento en conducción” es, hoy en día, insustancial. Por supuesto, el principal componente del aluminio es un metal ligero y, por lo tanto, no es tan pesado como el acero que consiste principalmente de hierro. Sin embargo, el grosor de la pared de las llantas de acero modernas se ha reducido tanto debido a los avances de la tecnología que la diferencia de peso apenas se nota. En particular, cuando una llanta de aluminio puro se combina con un neumático grande o ancho, el argumento del peso es inválido. Por supuesto, hay excepciones. Las muy, muy caras llantas de aleación con magnesio (llantas de magnesio) y las llantas de carbón, fabricadas en fibra de carbono, son ultra ligeras, pero también muy costosas para el uso personal. Se utilizan principalmente en deportes de motor.

Más criterios de decisión

Estabilidad

Las llantas de acero fabricadas en acero laminado son el equipamiento estándar, especialmente en coches pequeños. Las llantas de acero generalmente consisten de dos partes, la llanta en sí misma y el disco de rueda. Ambas partes se sueldan de modo que el estrés y el calor no dañen las junturas. Las llantas de aleación generalmente se vierten en una sola pieza y luego se pintan. Si se fabrican en dos partes (el aro y el disco), ambas partes se atornillan juntas. Se agrega otro metal a la llanta, por ejemplo, hierro, para aumentar la estabilidad para quienes consideran que el aluminio es demasiado blando. Es correcto llamar a las llantas de aleación, llantas de aleación de aluminio.

Robustez

Cualquiera que conduzca frecuentemente en carreteras sin pavimentar hará bien en usar llantas de acero. Este material es mucho más robusto que el metal ligero. La sal de la carretera sólo dañará las llantas visualmente, la estructura de acero permanecerá intacta. Si la llanta se golpea duramente contra la acera, en general se puede reparar con relativa facilidad. Aunque las llantas de acero se oxidan, sólo se afecta la superficie de la llanta y no se altera el rendimiento en la conducción. El óxido se puede quitar fácilmente. Las llantas de aleación, sin embargo, son mucho más vulnerables ante la grava, el barro y la sal de la carretera. En el momento en que el material se golpea ligeramente, aparecen rápidamente rasguños superficiales en la capa transparente. Si algún fluido ingresa en estos rasguños de la pintura, la llanta se corroe y se vuelve inestable. Un bache profundo puede terminar con la vida de una llanta de aleación dañada de esta manera. La reparación de las llantas de aleación es un poco complicada, a veces, imposible. Una alternativa para los fanáticos de las llantas de aleación: llantas especiales, más robustas, de invierno, están disponibles por un precio adicional. Sin embargo, estas llantas no pueden competir (aún) con la estabilidad de las llantas de acero.

Precio

Las llantas de acero son más baratas que las de aluminio. Si no quieres renunciar a las llantas de aleación, pero al mismo tiempo no tienes mucho dinero, podrías considerar las llantas de segunda mano. Al comprar llantas de aleación usadas, asegúrate de que no estén dañadas. También tendrás que ver si hay arañazos superficiales. Es esperable que estos signos de uso estén presentes en las llantas de aleación usadas, es bastante común. Su ausencia indica trabajo de embellecimiento y tal vez los defectos estén ocultos.

Sean nuevas o usadas, de aluminio o de acero: vale la pena comparar precios

El look

En cuanto al look, las llantas de aleación siempre se ven mejor. Por el laqueado, el lustre de alto brillo o incluso el lustre mate, a veces con partes de cromo, las llantas de aleación son indudablemente mucho más bonitas. La variedad de opciones en colores (plata, negro, multicolor, color del coche) entusiasma a los dueños. Las llantas de aluminio pueden transformar un coche familiar común y corriente e incluso dar un toque llamativo a los coches tuneados. Las no tan bonitas llantas de acero en el mejor de los casos se pueden embellecer con tapacubos de plástico en distintos diseños.

Conclusión

La elección entre llantas de aluminio y llantas de acero es personal. Ambos modelos tienen sus pros y sus contras, cada conductor debe elegir considerando sus prioridades. ¿Baratas y robustas o bonitas y un poco más caras? Si quieres combinar ambas cosas, puedes usar unas lindas llantas de aluminio en verano y cambiar a las llantas de acero, más resistentes, en invierno.

Suscríbase a nuestro boletín

25 de julio de 2018 4:22

Excelente explicación. La diferencia al comprar un vehículo es mucha por las llantas

11 de julio de 2018 16:11

Buenísimo el comentario, me sirvió. Tengo ganas de comprar una ford ecosport y esta entre la llanta de acero o de aleación. Para colmo es mucha diferencia de plata, y yo ando a veces por la tierra. Gracias!!!

Respuesta para: {{replyComment.author}}
Todos los campos son obligatorios
El comentario fue enviado con éxito